Ignacio Uranga Amézaga nació el 16 de septiembre de 1961 en Bilbao. Cuando terminó la escuela preparatoria colgó la mochila escolar y anunció en casa, a bombo y platillo, que se quería dedicar a la música. Claro que, con sus antecedentes familiares, tampoco fue una sorpresa, pero sí una contrariedad para el cabeza de familia, que esperaba que por lo menos el benjamín tomara otro camino y estudiase una carrera. Pero no hubo forma, el pequeño de los Uranga se mostró firme, aunque le hubiera gustado ir a la universidad y estudiar Biológicas. En 1986 inició su carrera como solista y grabó tres discos: Iñaki Uranga, Sin ti y No hay nada como una mujer. En 1991 se incorpora a Mocedades y graba con ellos Íntimamente. Es muy casero y los suyos son lo primero. Le gusta sentarse a leer en su estudio, una luminosa estancia cargada de libros y de pequeños souvenires que se ha traído de sus vacaciones y de sus idas y venidas profesionales, a las que suele ir acompañado de su hijo Nacho de once años. Y aunque esto último puede resultar peligroso para su pequeño, dado lo contagioso de la vocación musical en la familia Uranga, Iñaki prefiere no anticiparse a los acontecimientos: "Si se diera el caso, me imagino que reaccionaría como mi padre lo hizo conmigo". Es un gran aficionado a la cocina: "Me pongo el delantal muchas veces y lo hago de mil amores". Su platillo favorito es el foie de pato y disfruta enormemente del aroma de un buen vino tinto.